Almacén de Mercería Sempere y Oviedo (Ahora Amparo). Calle Marques Viudo de Pontejos, 5. Barrio de Sol

21108911En 1914, José Sempere Muñoz constituye la sociedad “Sempere y Oviedo”. En 1916, esta sociedad abre un establecimiento en el número 5 de la calle Marqués Viudo de Pontejos, en el Barrio de Sol, con el nombre “Sempere y Oviedo. Almacén de Mercería”. Poco tiempo después, en la Glorieta de los Cuatro Caminos, en los bajos del edificio Titánic, así puede identificarse en una fotografía de 1919, se establecía una sucursal. Posteriormente, probablemente antes de 1937, Pontejos 5, contaba con una segunda sucursal en la calle Presilla, 23, en el Puente de Vallecas. Tras la guerra las cosas debieron de cambiar notablemente, pues durante la Postguerra no contamos noticias de las sucursales y el establecimiento había cambiado de denominación: Almacenes Sempere S.R.C. En la actualidad, tras un cambio reciente de propiedad, Pontejos 5, tiene por nombre Comercial Mercería Amparo.Inserto_Sempere_La_moda_elegante copia

Sempere en Humor

Buen Humor (1-8-1930)

ABC+SEVILLA-02.02.1958-pagina+050.desbloqueado

ABC (2-2-1958)

Sempere y Oviedo era un anunciante habitual en la prensa diaria y en las revistas ilustradas especializadas, tanto en las   humorísticas, como en las de moda. De todos ellos hemos recogido una pequeña muestra. Quizá la más ilustrativa sea el inserto, incluido en algunos de los números, editados en 1923, de la revista especializada La Moda Elegante. Como cualidad destaca la fotografía de la fachada acompañada el nombre de los productos estrellas de la mercería. Un segundo anuncio lo tenemos en la revista humorística Buen Humos, inserto que aparece a principios de la década de los 30, pero reservado a promocionar la sucursal de Cuatro Caminos. Y, el tercero es un aviso para promocionar la manufacturación de alfombras de nudo a mano, publicada en la edición sevillana de ABC, en 1958.antigua-comercial-soft

Del ambiente y fama conseguidos por Sempere y Oviedo basta con mirar una fotografía, probablemente de los años 20, que refleja la actividad cotidiana en su interior. Mediante un plano abierto, el fotógrafo intenta incluir en la escena todo el ambiente generado a ambos lados de los mostradores. Sin embargo, como consecuencia de una perspectiva muy profunda, la mirada del espectador termina por confluir en la magnifica escalera del local, situada al fondo. En cualquier caso, destaca la muchedumbre, con las clientas –señoras de posición acompañadas de sus criadas, y los dependientes, todos bien situados para salir en la foto. Debe ser un día de frio y lluvia, abrigos y paraguas así parecerían demostrarlo. Y la tienda, en orden, cada objeto en su sitio, con las cajas con el género perfectamente colocadas en las estanterías.IMG_0802

IMG_0805 IMG_0801 IMG_0800Hoy en día, el interior prácticamente se ha mantenido inalterado, aunque con un ambiente de mayor desorden, pues los muestrarios y los productos han desbordado los emplazamientos habituales y la abundante clientela espera pacientemente su turno. No obstante, siguen destacando los mismo elementos, los mostradores, los mueble estantería laterales, las columnas de hierro macizas y, sobre todo, la escalera de acceso a la planta superior. A través del espejo del descansillo podemos adivinar una de las peculiaridades y el buen gusto del arquitecto y del promotor de este espacio comercial, el estilo neoárabe.

IMG_0804

Tanto el interior, como el exterior del establecimiento forman parte de los diseños de arquitectura modernista de principios del siglo XX, muy en boga y con un buen número de ejemplos por todo Madrid. Edificios e interiores sobresalen por alguna cualidad arquitectónica o decorativa. Sempere y Oviedo adoptaron este estilo para los elementos visibles del negocio, fundamentalmente la fachada, escaparate y la escalera de acceso a la planta superior.

En el diseño de algunos de los elementos exteriores e interiores participó una prestigiosa empresa de decoración, muy vinculada a la arquitectura modernista madrileña. La pintura se utilizaba para mejorar o realzar la arquitectura, realizándose magníficos diseños en los escaparates. Con respecto a la madera, tampoco se dejaban al margen los destalles menores, como apliques, mostradores e, incluso, portales

En Pontejos 5, destaca todo el trabajo sobre la madera, preferentemente en escalera, fachada y escaparte, junto a las pinturas sobre cristal de la segunda planta de la fachada. Para la madera se menciona al mueblista Carrillo y para los espejos Pereanton.

Ginés Pereanton era un conocido empresario de Madrid, que fundó y vio crecer una formidable empresa de decoración durante la segunda mitad del siglo XIX. Era la gran fábrica de lunas y de cristales franceses y tenían su sede, desde 1857, en la Cuesta de Santo Domingo, 1. En 1909 aparece registrada como fabrica de azogar o platear lunas para espejos y otros usos. En este mismo año, y tras la desaparición del fundador, surge una nueva compañía, Plata y Fernández. Sucesores de G. Pereanton, fabricantes de muebles y otras industrias, con grabados, cromos, molduras y espejos caprichosos. La casa llegará a tener sucursales en otros puntos de la capital, como en la calle Infanta, 1, o Bravo Murillo, 199.IMG_0493

En Madrid, es frecuente la presencia de comercios compuestos por dos plantas, aunque lo habitual es que la fachada quede limitada a la primera. Sin embargo, contamos con algunos ejemplos, pocos, en donde la fachada ocupe totalmente las dos alturas. Además de Pontejos 5, tenemos a Sobrinos de Pérez, en Postas 6, y otro, en la calle Estudios 5, hoy desaparecido. Aparentemente, sería un reclamo muy útil para las fachadas de edificios estrechos, muy frecuentes en la Villa, como el de Sobrinos; pero, curiosamente, Amparo tiene una visibilidad magnífica. Por tanto, la razón sería otra, la de sobresalir en un entorno competitivo -calle Marqués Viudo de Pontejos y plaza de Pontejos-, en donde conviven numerosas mercerías.

Sempere y Oviedo, diseñaron una presentación arquitectónica sobresalientes, modernista y atractiva a los ojos de una clientela mayoritariamente femenina. Por tanto, la fachada está formada por una estructura compacta, con un desarrollo horizontal, que ocupa todo el espacio útil del edificio, incluida la puerta de acceso al edificio, y horizontal hasta alcanzar las dos plantas del establecimiento.

Visualmente, tiene una presentación asimétrica, pues a entrada a la tienda quedaría desplazada a la derecha. Para entrar a la tienda tenemos que acceder por dos accesos laterales, pues existe un muro-escaparate central, posiblemente sustentante del edificio. La puerta se encuentra al final de un pasillo acompañado por escaparates laterales. La planta describe un embudo, que inteligentemente encamina a la clientela hacia el interior de la tienda. Por cierto, la parte superior del cristal del escaparte cuenta con un friso decorativa formada por una hilera de fajas dorada dispuestas verticales.IMG_2433

Además de los escaparates interiores, la mercería dispone de otros cuatro. Son estrechos armarios expositores exteriores.IMG_2421

Sobre la fachada inferior aparece un primer letrero, que recoge el nombre de la tienda: “Comercial Amparo”. Aunque esta denominación es moderna, mantiene el espíritu original. Letras mayúsculas doradas sobre fondo verde oscuro. Entre los escaparates, portal y puertas exteriores y el letrero inferior, tenemos distintos elementos, decoración en carpintería, el número del edificio con decoración dorada tras cristal y otros letreros comerciales.

No obstante, la parte más atractiva, artística y diferente lo encontramos en la fachada superior, cuyo diseño ha sido adaptado a las tres ventanas de la primera planta. En los huecos existentes alrededor de los marcos fueron colocados cuatro espejos, estrechos en los extremos y más achos en los interiores, con pintura sobre y tras cristal que representa a cuatro mujeres con distinta vestimentas. Todo ello firmado por la casa Sucesores de G. Pereanton. Y, finalmente, por encima aparece el segundo de los letreros, “Almacén de Mercería”, que mantiene el mismo estilo que el inferior. Toda la fachada esta pintada en tonos verdes, principalmente en tono marino y oscuro para el fondo de los letreros y la decoración de carpintería. Completa la presentación el color dorado reservado para las letras de los distintos letreros y para la carpintería.IMG_2405

Lógicamente, este establecimiento es un referente para la arquitectura de fachadas madrileñas de principios del siglo XX, obra, tanto del diseño como de la manufactura de la empres Pereanton. Desgraciadamente, cada vez menos visible en su conjunto por la presencia de dos arboles situados delante de la fachada. En muy probable que con el paso del tiempo termine por quedar oculta por la vegetación.

Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/comercial.amparo

Anuncios

Una respuesta a “Almacén de Mercería Sempere y Oviedo (Ahora Amparo). Calle Marques Viudo de Pontejos, 5. Barrio de Sol

  1. Pingback: Las flores dormidas : Las mercerías, ese lugar donde los hombres no entrarían | creciendoentreflores·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s