Bodegas Oter. Calle Martínez de la Riva, 15. Puente de Vallecas

Tascas, tabernas y bodegas, tanto en los decenios anteriores a la guerra española, durante la postguerra y hasta la actualidad, al margen de la cerveza o el vino, estaban especializadas en el vermut de barril. Estos establecimientos tenían un marcado carácter de barrio y contaba con un buen número de feligreses fieles. No solo consumían durante la semana, especialmente domingos y fiestas, sino que también adquirían, el propio vermut como el vino a granel. El barrio de Vallecas, en el entorno de la Plaza Vieja, aún conserva dos lugares de referencia, la Taberna Fernando y las Bodegas Oter: ambas localizadas en lugares de referencia, siendo sendos puntos de reunión social para los vallecanos.

En mi juventud, acompañando a mi padre, casi todas las semanas parábamos en Oter. Un vermucito, acompañado del aperitivo, bien berberechos, mejillones, anchoas, patatas fritas, etc., principalmente, mejillones o anchoas. Casi siempre estaba lleno y varios dependientes servían las consumiciones. Siempre me llamaba la atención los grandes envases, las enormes latas de conservas, de donde salían los aperitivos, sistema hoy casi extinguido por las puñeteras normas de sanidad.

Oter se sitúa en el tramo inicial de la calle de Martínez de la Riba, justo enfrente del mercado municipal Puente de Vallecas. El establecimiento fue fundado Ángel y Pedro Oter, hermanos procedentes de Guadalajara, en 1953, aunque hoy en día está regentado por Ángel y Fátima.IMG_2259

IMG_2252IMG_2255La Bodega, aunque mantiene la esencia, ha sido modificada notablemente, en donde, quizás, lo único original sea el letrero de neón. El interior también se ha remozado, pero lo esencial se ha mantenido, como la barra y el alicatado hasta media pared, oculto tras una decoración moderna con vinilos. Y aquí encontramos la verdadera memoria histórica de estos lugares. El mostrador es alto. La pared exterior está construido con alargadas y estrechas placas de mármol dispuesta verticalmente: una serie de estrechas planchas verticales y horizontes enmarcan otras grises. La superficie superior de este mostrador es de mármol blanco, el habitual para este tipo de negocios. Sin embargo, la parte central está dominada por una estructura metálica, con diferentes elementos: pilas o piletas para el lavado de la vajilla y, en la parte central, los grifos para el vermut y el sifón junto al sistema de refrigeración de los líquidos. Justo inmediatamente por debajo nos encontramos con una pieza única y original, muy difícil de encontrar hoy en día. Primero, que esté en su sitio y, después, que se mantenga activa su funcionalidad original. Me refiero a la fresquera, estos muebles que servían para la refrigeración de alimentos y líquidos sin el empleo de la electricidad, pues se utilizaba el hielo.IMG_2239

IMG_2235Además de este espacio, Oter también dispone de una cueva o bodega. Aquí, se localizaban los distintos depósitos, como los de vermut, junto a la maquina de presión para los grifos y la mezcladora para elaborar el sifón.IMG_2241

Serrano, Rodolfo (2003): “Cuando Vallecas era un barrizal solidario”. El País, [en línea] 5 de febrer0. Disponible en: http://elpais.com/diario/2003/02/05/madrid/1044447871_850215.HTML

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s