Alfonso Martínez. Calle Altamirano, 3. Barrio de Argüelles

Calle Altamirano, "Archivo Rojo", fotografía de Torre

Calle Altamirano, “Archivo Rojo”, fotografía de Torre

En 1935, Alfonso Martínez Fernández abría un negocio en la calle Altamirano con características de bazar, pues en él se podía adquirir cacharrería, loza, cristalería y alpargatas. Hoy está regentada por la segunda generación, por Alfonso Martínez Bravo. Precisamente, con el paso de los años, la alpargatería sería el producto finalmente único, hasta el día de hoy, cuya especialización se ha definido por vender todo tipo de zapatillas.

Un momento crítico de su historia particular fue durante la guerra, pues en esta calle se instalaron varias barricadas, convirtiéndose en primera línea del frente. Alfonso se vería obligado a trasladar toda la mercancía a otra parte y tapiar con tablones de madera puerta y fachada, impidiendo el acceso al interior con fuertes cadenas y candados. Toda la calle Altamirano, como otras entre Princesa y Rosales, fue fuertemente batida por la artillería y la aviación en 1937, como resultado tanto las casas como las industrias, por seguridad, serían abandonadas durante el resto de la guerra.

00000001305 copiaGracias al Archivo Rojo podemos comprobar como esta vía y su entorno, por su situación estratégica, recibiría numerosos impactos de la aviación y de la artillería. Precisamente, en una de las fotografías del fotógrafo Torre podemos identificar claramente este establecimiento. Entre “La Riojana” y la Fundición Tipográfica Richard Gans, tenemos este estrecho establecimiento, que, curiosamente se quedó situado tras la primera barricada de adoquines. Una segunda instantánea, esta  procedente de Centro Documental de la Memoria Histórica, pero perteneciente al Archivo fotográfico de Albert Louis Deschamps, disponemos de la misma perspectiva, pero la fotografía seria tomada una vez concluida la guerra. Como curiosidad, el aspecto que nos trasmite es de limpieza, pues han sido retirados la mayoría de los escombros y se han reducido algo el volumen de los parapetos para facilitar el tránsito.

La tienda no es muy amplia, se caracteriza por su estrechez, con techo a unos seis metros y una pequeña trastienda. En tres de los laterales aún se conservan las estanterías expositoras, coronadas por un curiosa voladizo, diseñadas para almacenar la mercancía, cuyo diseño nos recuerda las de otras alpargaterías. La extremada altura del local, obliga a disponer, a cierta altura, una barra que recorre las tres paredes, para asegurar una escalera y, así, poder alcanzar el producto situado a una mayor altura. El suelo original, de baldosas hidráulicas se conserva por debajo del actual. La fachada, no es la original, y debió ser modificada antes de los años 70, incorporando los escaparates que antes no tenía.IMG_2073IMG_2082 IMG_2078 IMG_2077

Guillermo, dependiente desde los años 70 y encargado de la zapatería, nos contaría algunos de los detalles del entorno, como la presencia de una bodega o de varias vaquerías, una justo enfrente y otras dos en la calle de Romero Robledo, frente a entrada lateral del Cuartel General del Ejercito del Aire, antes cárcel modelo.

Precisamente, volviendo a tomar como referencia la imagen del Archivo Rojo, en la acera de enfrente, en el edificio más cercano al ojo del espectador, en el número 2, hoy la tienda Blanco, con entrada única por la Calle de la Princesa, podemos ver parte de la fachada de lo que fue una de estas vaquería, lógicamente ya desaparecida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s